Jesus es mi pagina web

                   

"Amaos los unos a los otros"

                     JESUS ES MI PAGINA WEB 

 Jesús es mi página web porque cuando entro en este portal, lo primero que veo es el rostro amable, amigable y sereno del Maestro Jesús invitándome a la paz, a la tranquilidad, a la esperanza y a la fe en Dios.  Sé muy bien que estas imágenes que lo representan son las idealizaciones de su rostro que muchos pintores han hecho a través de los siglos, inspirados en las excelsas cualidades espirituales, morales y sociales que el Maestro demostró poseer durante su peregrinaje por la Tierra; también se han basado en algunas descripciones de su apariencia; muchos artistas han sido guiados intuitivamente al momento de elaborar estas obras de arte. 

Jesús es mi página web porque desde el inicio (home) me siento como si entrara a casa, ingresando en un ambiente muy acogedor que me va llenado gradualmente de una paz interior al recordar Su persona, sus enseñanzas, sus parábolas, sus hechos y su misión de amor hacia la humanidad. 

Jesús es mi página web porque a través de la pestaña contacta a Jesús podemos recordar las variadas formas de Contactar-Lo, de acercarnos a El mediante la oración, la meditación, la práctica del bien incondicional, el servicio desinteresado al prójimo, el trabajo digno, el cumplimiento del deber y la reforma íntima. Son las vías fundamentales para entrar en contacto con Jesús y con Dios. 

Jesús es mi website porque cuando hago click en la pestaña de la galería de imágenes (gallery), hago desfilar ante mis ojos, una y otra vez,  todas aquellas pinturas y representaciones de su imagen y de los numerosos pasajes de su vida que a través del tiempo se han convertido en valiosas enseñanzas y pautas de orientación segura en la vida de millones de personas en el mundo. 

Jesús es mi website porque al pulsar el enlace del chat,  puedo recordar que  mediante Su enseñanza de “Amaos los unos a los otros…”  Jesús nos está invitando a entrar en el chat de la fraternidad con el prójimo más próximo, con la familia, con la sociedad y con la humanidad en general, practicando la hermandad, la solidaridad, la tolerancia y la convivencia amable y pacífica con todos. 

Jesús es nuestro website porque a través del menú y las diferentes pestañas (tabs) y enlaces (links) podemos acceder a las  variadas páginas internas que nos van mostrando y recordando los pasajes de Su vida que nos dejaron valiosas lecciones de amor, de perdón, de tolerancia, de humildad, de caridad, de benevolencia, de afabilidad y de dulzura a manera de puntos de luz para guiarnos con seguridad por el camino de la espiritualidad que ha de conducirnos hacia la perfección, hacia la plenitud, hacia felicidad.

Retrato de Jesús

“Sabiendo que deseas conocer cuanto voy a narrar, te informo que existe en nuestros tiempos un hombre, el cual vive actualmente pleno de grandes virtudes, llamado Jesús, que es inculcado por el pueblo como el profeta de la verdad, y sus discípulos dicen que es hijo de Dios, Creador del cielo y de la Tierra y de todas las cosas que se hallan y hayan estado en ella; en verdad, ¡oh César! Cada día se oyen cosas maravillosas de ese Jesús: resucita a los muertos, cura los enfermos, en una sola palabra: es un hombre de estatura justa y muy bello en el aspecto, y hay tanta majestad en su rostro, que aquellos que lo ven son forzados a amarlo o a temerlo. Tiene los cabellos color de almendra muy madura, son distendidos hasta las orejas, y de las orejas hasta las espaldas, son del color de la tierra, pero más relucientes.

Tiene en medio de su frente una línea separando los cabellos, en la forma en uso por los nazarenos, su rostro es lleno, el aspecto es muy sereno, ninguna arruga o mancha se ve en su cara, de un color moderado; la nariz y la boca son irreprensibles. La barba es espesa, mas semejante a los cabellos, no muy larga, pero separada por el medio, su mirada es muy afectuosa y grave; tiene los ojos expresivos y claros, lo que sorprende es que resplandezcan en su rostro como los rayos del sol, pero nadie puede mirar fijamente su  semblante, porque cuando brilla, asusta, y cuando enternece hace llorar; se hace amar y es alegre con gravedad.

Dícese, que nadie nunca lo vio reír, más bien llorar. Tiene los brazos y las manos muy bellas; en la plática, alegra mucho, pero raramente lo hace y, al aproximarse a él, se verifica que es muy modesto en la imagen y en la persona. Es el hombre más bello que se pueda imaginar, muy semejante a su Madre, la cual es de una belleza muy singular, no habiéndose visto jamás una mujer tan bella.

Sí Tu Majestad, ¡oh César! Desea verlo, como en aviso pasado escribiste, dame órdenes, que no faltaré en mandarlo lo más deprisa posible. De letras, se hace admirar en toda la ciudad de Jerusalén; pues sabe todas las ciencias y nunca estudió nada. Él camina descalzo y sin nada en la cabeza. Muchos se ríen, viéndole así, pero en su presencia, hablando con él, tiemblan y se admiran. Dicen que un hombre tal nunca fue oído por estas partes. En verdad según me dicen los hebreos, no se oyeron, jamás, tales consejos, de gran doctrina, como enseña este Jesús; muchos judíos lo tienen como Divino y muchos me querellan, afirmando que es contra la ley de Tu Majestad; yo sufro grandes molestias a causa de estos malignos hebreos.

Dícese que este Jesús nunca hizo mal a quien quiera que sea, mas, por el contrario, aquellos que le conocen y que han practicado con él, afirman haber recibido grandes beneficios y salud, pero a tu obediencia estoy siempre dispuesto y aquello que Tu Majestad ordene será cumplido.

Por la Gracia de Tu Majestad, fiel y reconocidísimo.

Publio Léntulus, Presidente de Judea.

Séptima lindizioni, segunda luna.

(Este documento fue encontrado en el archivo del Duque de Cedanini, en Roma. Esta carta, donde se hace el retrato físico y moral de Jesús, fue enviada de Jerusalén al Emperador Tiberio César, en Roma, en los tiempos de Jesús).